Publicado: 9 de Marzo de 2018

Ya estamos inmersos en las bodas de 2018, y aunque es tan obvio, a veces se nos pasa por alto que para un look, maquillaje y acabado impecable y duradero es imprescindible empezar por los cimientos: LA PIEL y su cuidado.
Y no hablo de un maravilloso tratamiento preboda en cabina, que bienvenido sea, ¡¡por supuesto!!  Hablo de ese cuidado diario, de esa rutina que prácticamente está automatizada y apenas nos lleva 2 minutos por la mañana y otros tantos por la noche.   

Si ya es importante e inmensamente sencillo hacerlo normalmente, simplemente por la salud de la piel, cómo no va a ser importante en un rostro que se prepara para lucir como nunca en un día muy especial...

Y como muestra, un botón:  Noelia, una novia especial donde las haya, de piel preciosa y cuidada, ideas claras y trato maravilloso.  Con esta imagen de @chusico queda todo claro: un antes y después del maquillaje, sin filtros ni trampas ni cartón.

Las pieles son mi pasión: cuidarlas, mimarlas, hacer ver que es cuestión de elegir los productos correctos, poco tiempo y un pelín de voluntad, nada más.  Y el resultado es siempre tan agradecido... ¿que si merece la pena?  ¡¡Sin duda!!
Os animo a todos a poner una rutina de cuidado de la piel en vuestra vida, pero sobre todo animo a las novias a que si quieren lucir maravillosas, empiecen por cuidar el lienzo de lo que un día será el cuadro más bonito del lugar.
¡Feliz día a todos!!